Skip to Content

Escoba de Platino

Ponferrada se sitúa entre la treintena de ciudades más limpias de todo el país

La asociación Ategrus le concede una de las 37 Escobas de Platino del 2010 junto a municipios como Málaga, Sevilla, Valladolid, Salamanca, Benidorm o Baracaldo.

La edil María Encina Pardo, con la Bandera Verde, y Riesco, ayer con la Escoba de Platino

La edil María Encina Pardo, con la Bandera Verde, y Riesco, ayer con la Escoba de Platino.

Ponferrada está tan limpia como Alcoi y Baracaldo, como Benalmádena y Benidorm, Denia, Fuengirola y la Ciudad Autónoma de Melilla. Las ocho ciudades son las que mejor gestionan de toda España la limpieza y la recogida de residuos en el escalón de urbes de entre 50.000 y 100.000 habitantes y por eso acaban de recibir el premio Escoba de Platino que otorga la Asociación Técnica para la Gestión de Residuos y Medio Ambiente (Ategrus).

Ponferrada escala así al peldaño más alto de un certamen que este año ha repartido 37 Escobas de Platino, 24 de Oro y 38 de Plata entre municipios, mancomunidades y empresas del sector de la limpieza y el medio ambiente por su gestión ejemplar. La capital berciana, que obtuvo su primera Escoba de Plata en el año 2004, comparte así podio, aunque en distinta categoría por su menor población, con ciudades como Málaga, Sevilla, Zaragoza, Alicante, Bilbao, La Coruña, Murcia, Vigo, Oviedo, Cádiz, San Sebastián o Elche. En Castilla y León, sólo Valladolid y Salamanca pueden presumir de haber obtenido este año una Escoba de Platino de Ategrus.

El alcalde de Ponferrada, Carlos López Riesco, sacó ayer pecho al informar de un premio que culmina una trayectoria iniciada hace seis años. No en vano, la capital berciana ha obtenido en este periodo una Escoba de Plata, una de Oro, y una mención especial, antes de ganar ahora la de Platino «por la ampliación del servicio de limpieza y recogida de residuos y el servicio de residuos de aparatos eléctricos y electrónicos», según el acta del jurado presidido por el máximo responsable de Ategrus, Julián Uriarte.

Riesco posó con el galardón de Ategrus y con la Bandera Verde de cinco estrellas entregada en mayo a la ciudad -”la única de Castilla y León-”por la Federación de Usuarios y Consumidores Independientes y para premiar su gestión en la recogida de residuos y limpieza, consumo energético y contaminación, educación ambiental y participación ciudadana, gestión del agua y compromiso ambiental.

«No por reiterados, los premios son menos agradecidos o importantes. Lo complicado es mantenerse y seguir avanzando», declaró el alcalde, satisfecho de que Ponferrada este «a la vanguardia» y sin dejar de reconocer que ningún premio sería posible «sin el compromiso de los ciudadanos» que colaboran, sobre todo, en la recogida selectiva, como la del aceite.
 

 



.